COVID 19, EL CONSEJO DE MÉDICOS, LA PROLONGACIÓN DE LA CUARENTENA Y LA AGRESIÓN A LOS MÉDICOS

COVID 19, EL CONSEJO DE MÉDICOS, LA PROLONGACIÓN DE LA CUARENTENA Y LA AGRESIÓN A LOS MÉDICOS

Al cumplirse –en pocos días- un mes que el gobierno nacional implantó la cuarentena como modo de afrontar la pandemia y que ahora se prolongó hasta el 27 de este mes, es propicio hacer una breve reflexión de la situación.

Según estiman los especialistas que esa decisión podría salvar entre 80.000 y 120.000 vidas; el propio Presidente afirmó al comunicar la extensión de la medida el pasado 11 de abril, que de no haberse dispuesta esa medida excepcional e inédita a esa fecha habría alrededor de 45.000 infectados. Y había entonces 1975.

El Consejo de Médicos, como todos los integrantes de los equipo de salud, ponemos de relieve esta decisión, así como el compromiso manifiesto de la sociedad en conjunto de hacerla posible, más allá de ciertas conductas individualistas. Queremos poner especial énfasis en la consulta permanente a los especialistas reconociendo y poniendo en práctica sus opiniones con base científica.

Estamos convencidos y creemos necesario subrayar que esa realidad no significa de ningún modo un triunfo sobre la pandemia, que todavía podemos vivir momentos difíciles, pero que se ha ganado un tiempo valioso para adecuar -en la medida de lo posible- los recursos necesarios para hacer frente a ese enemigo invisible.

Queremos destacar muy especialmente el papel del personal de salud, que nadie desconoce viene de un olvido histórico, que se expresa en honorarios indignos, en atrasos considerables en los pagos, en críticas condiciones de trabajo. Están presentes como siempre, soliviantados en su vocación.

Por eso no admitimos –y compartimos con la Asociación de Médicos de la República Argentina (AMRA) y otras organizaciones de salud- que funcionarios que representan al Estado, presenten a un colega como el culpable de la infección de los pacientes de un geriátrico como si fuera responsable de su propio contagio y el de sus pacientes, como si hubiese una intencionalidad verdaderamente criminal.

Del mismo modo, rechazamos las estigmatizaciones que sufre por parte de sectores de la sociedad, afortunadamente minoritarios, el personal de salud que está en la primera fila de la lucha contra la pandemia como una expresión de un individualismo repudiable.

Agradecemos los aplausos de la mayoría de esa misma sociedad como un apoyo y un reconocimiento a su compromiso. Pero deseamos que esos aplausos se conviertan en apoyo material concreto a situaciones, en algunos casos angustiante, que vive el personal de salud.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *